Search


Subscribe


Social


facebookinstabloglovingpinterest
teotihuacan_mexico
26th of May 2019

México: Cuaderno de viaje


Pozole, totopos, pulque, tuna, atole, elote, jícama, tlayuda, huitlacoche… o cuando teóricamente hablas la lengua del país al que viajas (México) pero no entiendes ni una cuarta parte de la carta del restaurante. Y eso solo son palabrejas del ámbito de la gastronomía mexicana, mundo fascinante donde los haya y eje principal de este artículo. Entre tacos, gorditas, enchiladas y quesadillas, ¡las versátiles tortillas de maíz van que vuelan!

Mis cuatro semanas en México estuvieron repartidas entre San Miguel de Allende, Guanajuato, Oaxaca, San Cristóbal de las Casas, Palenque y Ciudad de México. A continuación, mi pequeña selección de lugares recomendables en estas ciudades.

sanmigueldeallende_mexico

SAN MIGUEL DE ALLENDE

A unas cuatro horas al norte de Ciudad de México, San Miguel de Allende es el típico pueblo encantador de calles empedradas y arquitetura colonial (¡atención a los magníficos patios de las casas!) que invita a descubrirlo paseando sin rumbo. Al no ser el centro histórico muy grande, es fácil irte encontrando perlas como la Escuela de Bellas Artes, la parroquia de San Miguel Arcángel, el Jardín Botánico, el oratorio de San Felipe Neri… Pese a ser un destino bastante turístico, San Miguel es realmente agradable, vale la pena aprovechar su belleza para comer en terrazas con vistas o casas coloniales convertidas en restaurantes.

+ Café Lavanda: café de especialidad en un local moderno y acogedor que cuenta con un patio interior muy mono. Un sitio perfecto para tomar el brunch sin prisas, aunque al ser de reducidas dimensiones y bastante popular puede ser que tengas que hacer cola.

+ Via Orgánica: tienda de comida ecológica que es a la vez restaurante y donde también se organizan actividades y charlas alrededor de la alimentación saludable y la vida sana en general. La carta ofrece muchas opciones veganas y vegetarianas y la selección de pasteles caseros es verdaderamente interesanteeeee. Vía Orgánica fue mi “oficina” algunos días y me acogieron estupendamente.

+ Mercado Sano: se trata de una especie de food hall de comida sana, en el que encuentras pequeños establecimientos tanto para comprar alimentos como para sentarte a comer algo. Algunos días también hay paraditas en el exterior, así que es una buena opción para ir a desayunar y pasar la mañana.

+ Café San Agustín: Margarita Gralia es una actriz y empresaria mexicana de origen argentino que ha aparecido en numerosas telenovelas y que resulta ser muy famosa en México. Ella es precisamente la dueña de esta cafetería restaurante, popular por su chocolate con churros. Se trata de un local curioso y muy céntrico que suele estar bastante concurrido por la fama que ha adquirido entre los fans de la actriz y que acuden desde el resto del país, así que es mejor evitar ir en fin de semana.

sanmigueldeallende_mexico1

 

GUANAJUATO

Solo estuvimos un día de visita en Guanajuato (se llega fácilmente desde San Miguel de Allende, ya que están a tan solo 80 km), pero nos dio tiempo de recorrer bien su centro, también muy agradable con una atmósfera colonial. A parte de la basílica de Nuestra Señora de Guanajuato, destaca la Casa Museo Diego Rivera, desde donde hay una buena vista de las casitas de colores situadas en una colina. Para los más osados, el Museo de las Momias de Guanajuato muestra decenas de restos momificados bastante escalofriantes en la que es la mayor colección de momias del mundo.

OAXACA

Oaxaca es una de esas ciudades en las que te podrías quedar días y días. También de origen colonial, su arquitectura es cautivadora, con calles más anchas que en las ciudades anteriores y más sensación de amplitud en general. Como capital del estado homónimo, Oaxaca es un festival de color, artesanías, actividades culturales y… mezcal (bebida alchólica a base de agave, hermano del tequila). La ciudad cuenta con una gran plaza central, el Zócalo, y edificios imperdibles como la catedral y el Templo de Santo Domingo, convertido en centro cultural. Si el tiempo lo permite, es interesante visitar el mercado Benito Juárez, el Jardín Etnobotánico, el Museo de las Culturas de Oaxaca, el Museo de Arte Contemporaneo… También es un buen lugar para hacer un curso de cocina oxaqueña y una ruta del mezcal.

+ Mercado de helados: sí, en Oaxaca hay una plaza donde están instalados varios puestos donde venden exclusivamente helados, o nieves, como les llaman allí. Con una gran variedad de sabores y base a elegir (agua o leche), es un sitio perfecto para hacer una parada en el camino y relajarse un rato en las mesas de las terrazas.

+ Boulenc: una panadería muy top donde también puedes encontrar productos gourmet (chocolate, confituras, etc.) y que incluye una cafetería hípster muy codiciada donde triunfan las opciones de brunch más internacionales en un ambiente cool.

+ Hierba Dulce: uno de los mejores restaurantes plant-based que he probado. A parte de que está ubicado en un bonito edificio colonial con un patio muy tranquilo donde tienen algunas mesas, se nota que su llamada “cocina desindustrializada” está hecha con amor. Cuando yo fui hacía poco que habían abierto las puertas, y me sorprendió encontrarme con camareros tan sumamente atentos. Fui a media mañana y comí tostadas con aguacate y carrot cake, todo con una presentación muy cuidada (¡atención a los bellísimos platos y tazas de terracota!) y un sabor delicioso. ¡Id!

+ Café Brújula: una cafetería tipo Starbucks pero con café de especialidad, situado justo delante del Convento de Santo Domingo y muy recomendable para ir a trabajar un rato.

+ La Cosecha: ¡me encantó este lugar! Es un mercado exterior con paraditas que venden productos artesanales, ecológicos, etc. y puestos de comida saludable, desde zumos verdes a enchiladas y pasteles veganos. En medio están las mesas para sentarte a comer…. es una monada.

 

oaxaca_mexico

 

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS

Si tuviera que elegir un destino de entre todos los que visité en México, creo que sería San Cristóbal de las  Casas. Se trata de otro hermoso pueblo colonial totalmente navegable a pie, con especial encanto por estar situado a 2.200 metros de altitud, en el estado de Chiapas. Aire puro, noches frescas, vistas a las montañas y un ambiente muy cool, con locales modernos y un montón de jóvenes nómadas que deciden hacer una parada larga aquí. Haz sitio en la maleta para comprar chocolate y sobre todo café de Chiapas, ámbar y prendas artesanas que encontrarás en el tentador mercado de Santo Domingo. Por cierto, el free walking tour vale mucho la pena.

+ Te quiero verde: un restaurante vegetariano random que me encontré paseando y que resultó ser justo lo que necesitaba. Tienen zumos verdes, ensaladas, sopas y comida mexicana adaptada, como las enchiladas que me zampé.

+ Malteadas la Santa: pequeño sitio para hacer una parada a boxes, con café y algunos tenempiés.

+ Nostalgia:  restaurante recomendado por el guía del walking tour donde probé por primera vez una tlayuda, conocida como “la pizza mexicana”. ¡Estuvo de muerte!

+ La Casa del Pan: panadería, cafetería y restaurante especializado en comida vegana y vegetariana mexicana e internacional, con packs de desayuno, menú del día, etc. Ambiente distendido y personal muy agradable.

+ Frontera Café: cafetería hípster ideal para trabajar con el portátil. A parte del delicioso café de especialidad, no hay que pasar por alto los dulces.

 

mexican_food_mexico

PALENQUE

Como ciudad, hay que decir que Palenque no tiene mucho interés, pero sí es un buen punto de partida para explorar las ruinas mayas y hacer excursiones por los alrededores, como visitar las cascadas de Agua Azul (suelen ser tours de un día que se pueden reservar fácilmente desde el hotel o los garitos de la calle, aunque a las ruinas es posible ir en transporte público, con una furgoneta que sale del centro de Palenque y que hace el trayecto en unos 20 minutos). En Palenque el clima tropical se nota sobre todo por el alto grado de humedad (y algún reptil pegándote sustos), así que no es mala idea reservar un hotel con piscina ;)

+ Ha Ki: cafetería restaurante exterior ubicado en el Zócalo de Palenque, para desayunar o comer algo a cualquier hora, por la noche también hacen cócteles.

+ Café Jade: una de las cafeterías más populares para el brunch, con opciones internacionales como pancakes, etc. Cuando fui los horarios de apertura eran un tanto especiales, mejor comprobarlo antes de ir.

+ Café de Yara:  aquí también fui a la hora del brunch, y como en la carta había pancakes, lo tuve clarísimo. Pues vaya plato de pancakes que me trajeron, cantidad industrial en plan restaurante de montaña: tres megatortas que casi rebosaban del plato. Tengo que admitir que fue la primera vez en mi vida que no me terminé un plato de pancakes

 

mexico_2018

CIUDAD DE MÉXICO

Y llegamos a la útima parada. La inmensa Ciudad de México. Esta tampoco te la vas a poder terminar, así que selecciona en función de los días de los que dispongas. A parte del centro, que se puede visitar en alguno de los walking tours, recomiendo explorar los barrios de Colonia Suárez, Roma Norte, Polanco y Coyoacán. En cuanto a museos, el de Antropología y el de Frida Khalo son un must. Y si te quedan ganas de ver más ruinas, te va a encantar descubrir Teotihuacán en una excursión de un día estupenda para salir de la ciudad.

+ Mercado de San Juan: gorditas preparadas delante de tus ojos para que veas lo grasientas que son, mmmm… Entra, da una vuelta y ve parándote en los puestos de comida: ahora un taco, ahora un zumo, ahora un poco de ceviche… Degustaciones de lujo en un ambiente auténtico.

+ Pastelería Ideal: abstenerse diabéticos. Las pastelerías de CDMX son una pasada, el Disneyland de los golosos. Funciona así: llegas, alucinas con las montañas de pastas y pasteles que ves, coges una bandeja y unas pinzas, te sirves todo lo que quieras, cuando terminas acudes a un contador donde te lo envuelven, mientras tanto te dan un papelito con el que pasas por caja (además sale superbarato), recoges tu paquete y a disfrutar.

+ La Casa del Pan: como en San Cristóbal de las Casas, en el barrio de Coyoacán también hay una Casa del Pan, con carta similar aunque el local/terraza es más pequeño.

+ Churrería El Moro: ¡un clásico de CDMX! Sí, viniendo de donde vengo, fui la primera en acudir a esta famosa churrería (cola siempre) a mojar el churro. La masa es un poco distinta a la de los churros made in Spain pero rica igual. En cuanto a chocolate, hay múltiples variedades entre las que elegir, con diferentes  grados de espesor y de porcentaje de cacao.

+ Mercado Roma: es un especie de food hall en el barrio de Roma con diferentes puestos de comida y mesas en el centro, un sitio curioso para parar a comer algo.

+ Ojo de Agua: uno de mis preferidos en CDMX. Fui a dos de sus locales (ambos muy monos), donde ofrecen comida saludable internacional/hípster. ¿Sabéis lo bien que entra un açai bowl cuando llevas tres semanas comiendo tacos, gorditas y enchiladas a todas horas?

+ Dosis Café: morí de amor en Dosis. Si como yo os gusta el interiorismo combinado con el buen café de especialidad, esta será vuestra oficina perfecta en CDMX.

+ Vegamo: pequeño restaurante vegano en el centro para comer algo rápido, como una de sus hamburguesas plant-based.

+ Eno: en el barrio de Polanco, el más upper de CDMX. El restaurante es tipo bistrot, por lo que mantiene una atmósfera bastante informal dentro de lo que cabe.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

newsletter

ABOUT

The Perfumed Backpack is the ultimate piece of luggage for hopeless adventurers. With heart notes of wanderlust, it emanates the beautiful scent of life.

Recent Posts

Instagram

Instagram has returned invalid data.

Follow me